El futuro del trabajo es híbrido.

Tenemos que dejar de pensar en un modelo centralizado y entender a la "oficina" como un ecosistema de espacios, donde la casa es uno de ellos que complementa a espacios de trabajo satelitales.